Abanderada del PRI para el Senado de la República, la joven Etcheverry Aranda presume sus logros tangibles en los cargos políticos que ha ocupado y se dice puntera en las encuestas

Azul Etcheverry Aranda no afloja el paso pese a las recientes críticas de las que ha sido blanco y de las que asegura, son mentiras rotundas. Se concentra, recalca, en recorrer hasta el último rincón del estado para hacerse escuchar en lo que ya le resta de la campaña por el Senado de la República.
Con toda una vida militando en el PRI, pese a su juventud (37 años), a Azul la cobija una sólida trayectoria y un prestigio familiar desde su abuelo, Juan José Torres Landa, quien fuera gobernador de Guanajuato y su padre adoptivo, Juani Torres Landa, fallecido hace cinco años.
“Hemos recorrido ya casi todo el estado, ya estoy en los últimos municipios. Estoy feliz, la gente me recibe con mucho ánimo de triunfo, la gente me conoce, saben que fui la diputada con más iniciativas, que logramos el centro de justicia para la mujer, que logramos centros culturales, que soy una legisladora impecable, que hemos chambeado mucho por la gente de Guanajuato. Estoy lista para ganar”.
La hoy diputada federal con licencia del tricolor se muestra segura de vencer en las urnas a Alejandra Reynoso (PAN) y Malú Micher (Morena) para quedarse con la silla de la senaduría, sitio desde donde asegura que trabajará aún más por el empleo, la seguridad, las oportunidades para las mujeres y los discapacitados, además de una decidida apuesta a los jóvenes.
Etcheverry, impulsora del modelo de educación dual en el país, complementa sus propuestas en seis ejes donde aparte de la seguridad, se incluye la economía social, educación, salud, combate a la corrupción y bienestar social.
“Estos ejes son propuestas ciudadanas de la misma gente, hemos ido a todos los municipios y armamos este plan antes de entrar en campaña para saber realmente qué es lo que la gente quería. La gente y nuestra ciudadanía quiere cosas que realmente sean tangibles, que no nada más prometan los candidatos, sino que se puedan lograr”.
La también ex delegada federal del Instituto Nacional de Economía Social y presidenta del DIF León por un corto periodo, presume que su trabajo con resultados sí ha dado mucho de qué hablar en el ámbito nacional, sobre todo la creación de los Centros de Justicia Alternativa para las mujeres.


De sus competidoras por el mismo cargo, Etcheverry Aranda solo desliza que tienen propuestas diferentes.
“No las siento contrincantes, simplemente tenemos diferentes propuestas, yo estoy echada pa’delante; en el debate fui la única que dio propuestas, yo no me atoro en grilla, me atoro en trabajo y así lo hemos demostrado todo el tiempo”.
Niega, como lo afirmó Malú Micher, que fue mal calificada en su trabajo como diputada federal en el Congreso.
“Eso es una rotunda mentira y a las pruebas me remito. Fui la diputada a la que más iniciativas le aprobaron en el Congreso, fui la diputada que una de sus iniciativas se hizo realidad, que son los centros de justicia para la mujer y quiero decirte algo. Quiero que la gente me conozca por mi trabajo, por mi dedicación, por mi empeño, por mi empuje.
“(…) Yo he sido efectiva en mi trabajo, he sido una mujer que me he entregado en cuerpo y alma a Guanajuato”, subraya.
En su trabajo como diputada federal, la candidata registra, efectivamente, seis iniciativas presentadas ante el pleno del Congreso, que lo mismo tocan la violencia contra las mujeres, el turismo, la productividad, los migrantes y la competitividad.
“Voy a ser la senadora del empleo, voy a ser la senadora incluyente con las mujeres, incluyente con los discapacitados, una de mis propuestas es que se les dé incentivos fiscales a las empresas que contraten a personas que tienen discapacidad, que tienen toda la voluntad de trabajar y luego no les dan trabajo, vamos a apoyarlos, ellos se merecen tener una vida digna y de certidumbre.
“Me sumo también a la propuesta de Pepe Meade de darles un apoyo a las mujeres de mil 200 pesos mensuales, porque muchas son madres de familia solteras y trabajar para que una policía esté bien remunerada, que se les den incentivos, ascensos, muchas veces un policía dura mucho tiempo en un cargo, 15 o 20 años y sigue percibiendo lo mismo, eso nadie lo ha propuesto y esa es una de mis propuestas que quiero legislar”.
Declarada a sí misma una orgullosa priista, Azul Etcheverry recalca que es una mujer transparente, de palabra y que siempre ha dado resultados por y para Guanajuato.
“Estoy trabajando muy duro porque a mí Guanajuato me importa muchísimo. Amo mi tierra, yo nací aquí, soy de Guanajuato y la gente quiere legisladores guanajuatenses que los representen en las cámaras. Quiero decirle a la gente que conozca a las personas, quién trae las mejores propuestas, quién trae valores, quién trae principios, quién trae unión, no denostación, quién trae propuestas, no señalamientos, la gente ya está cansada de estar viendo a las mismas y los mismos de siempre.
“(…) Yo siempre he dado la cara a las noticias falsas y a las denostaciones porque soy una mujer transparente y limpia. Soy una mujer que la gente ha visto que soy congruente con lo que digo y con lo que hago. He sido la única candidata al Senado que ha recorrido tantas calles, tantas colonias y tantos municipios”.
La candidata califica de golpeteo político la información donde se le acusa de tener supuestos bienes inmuebles que omitió en su declaración patrimonial 3de3, y sí, en la copia de la declaración oficial a la Contraloría interna del Congreso en poder de 012, se hace constar que desde el 24 de mayo pasado, la legisladora declaró toda su situación patrimonial e incluso aquella de la que se publicó no haberlo hecho.
“No me metí a la política para hacer dinero como muchos lo hacen, soy una mujer transparente y convencida de hacer el bien.
“Pueden preguntar de mí porque cuando me han querido denostar ha sido por violencia política de las mismas mujeres, entonces yo no me voy a dejar. Soy la única diputada y candidata al Senado que pueden revisarme y mis declaraciones siempre han estado ahí. No me voy a dejar manchar, nunca lo he permitido”.
Azul está convencida de ganar esa curul y entonces continuar apoyando al estado y sus municipios aunque no sean de su propio partido y reta a que le pregunten incluso al Gobernador Miguel Márquez si tuvo o no un apoyo irrestricto de Azul desde la diputación federal para conseguir recursos y proyectos para Guanajuato.
“Hasta los propios panistas me reconocieron que he sido una diputada constructiva, no destructiva, y eso es lo que yo quiero decirle a la gente. Estoy para construir un mejor Guanajuato.
“Soy una mujer de trabajo y sé construir y sé acordar y créeme, soy una mujer que sé conciliar y eso es lo que necesita Guanajuato”.

También puede interesarte: